martes, 31 de marzo de 2015

Cuchuflín aprende mientras mamá tiende

Hacer la cama, limpiar la casa, poner lavadoras, tender, destender, guardar la ropa, preparar la comida, ir a comprar... Además de disfrutar y jugar con cuchuflín, también intento que mi casa no se convierta en una leonera  y que mi querido maridín, que se va a trabajar mientras nosotros seguimos durmiendo plácidamente, tenga un plato caliente en la mesa cuando vuelva del trabajo.

lunes, 30 de marzo de 2015

"¡¡CON LO QUE APRENDEN CON LA TELE!!"

Muchos estaréis de acuerdo con está afirmación, ¿verdad?. Los niños de hoy en día crecen conociendo a Pocoyo, Mickey, Dora, mani manitas y muchos otros, que son los compañeros inseparables de muchísimos niños. Los niños son como esponjas, así que está claro que lo que es aprender, algo aprenderán (que lo que aprendan sea bueno o malo, o conforme a lo que queremos enseñarles a nuestros hijos, es otro cantar...).

sábado, 28 de marzo de 2015

¡¡CHIVIRIVIRI!!


¡Qué ganitas teníamos ya de que llegaran estos días! ¡¡Menudo día de verano nos ha salido hoy!! Seguro que muchísimos habéis aprovechado para iros a la playita, y es que aunque en fallas se hizo de rogar, parece que ahora si que si ha llegado y para quedarse "¡el caloret!".

viernes, 27 de marzo de 2015

Como nuevos...

Si señores, así es como se nos han quedado la cuna, el carro, el parque, los chupetes, biberones....tantas cosas que te venden como necesarias y como te salga un nene como nuestro cuchuflín mala inversión me parece que habréis hecho...

jueves, 26 de marzo de 2015

Con mi hijo aprendo a vivir

Hace 26 meses que me convertí en mamá, cuando mi cuchuflín empezó a crecer en mi vientre. Ahora ya tiene 17 meses y ¡es una ricura de niño! Quién me iba  a decir a mi que esto de ser mamá es lo más gratificante que hay, una aventura apasionante, un continuo aprendizaje en el que aprendemos más nosotros que ellos...un recorrer la vida juntos y volver a redescubrirla con ojos de niño, con sus ojos que todo lo ven, que todo lo captan, que todo les emociona y hace que esos ojitos preciosos se iluminen... ¡volver a disfrutar al  máximo de las pequeñas cosas del día a día!