jueves, 9 de abril de 2015

Y la caca....

¡¡EN EL VÁTER!! 

¿Verdad que sería fantástico no tener que cambiar las cacas de nuestros hijos?, ¿no os gustaría que la hicieran en el baño desde los poquitos meses de edad?, ¿cómo pensáis que se apañaban hace siglos cuando no existían los pañales?, ¿os imagináis el ahorro que supone que nuestro hijo aprenda a ir al baño pronto?


Pues os debo decir que esto es posible y un camino muy gratificante de comunicacion y conocimiento mutuo entre el bebé y la madre/padre. Es lo que se conoce como CONTROL TEMPRANO DE LOS ESFÍNTERES, y aunque en occidente no es apenas conocido, es muy utilizado en los países de oriente. 

Nosotros empezamos a utilizarlo cuando cuchuflín tenía 6 meses. Fue al empezar con la alimentación complementaria, nos dimos cuenta que al comer de todo, sus cacas dejaron de ser líquidas y por ello cuchuflín hacía una mueca (como de hacer fuerza) cuando iba a hacer caca. Así es que vimos ahí nuestra oportunidad de decir adiós a los cambios de pañales (por lo menos de los más engorrosos...) y además así evitábamos acostumbrar a cuchuflín a hacerlo en el pañal (¿no os parece contraproducente acostumbrarles a hacerlo en el pañal para luego desacontumbrarlos?).

Así es como nos iniciamos en el "control temprano de esfínteres", que para nosotros suponía atender a sus señales, dar respuesta a sus necesidades. Esto es lo que tratamos de hacer siempre, ¿por qué no hacerlo también en este aspecto?.

Para nosotros ha sido maravilloso y fácil (aunque requiere constancia, paciencia y mucha observación). Empezamos a estar atentos a las señales de cuchuflín y en cuanto veíamos que hacía la mueca le decíamos: "espera que vamos al baño" (y cuchuflín con lo pequeño que era, dejaba de empujar y esperaba a que le lleváramos). Una vez le poníamos en el váter, hacíamos nosotros ruido y mueca, como si estuvieramos haciendo fuerza, y... ¡CACA VA! Además supone establecer una relación de comunicacion, conocimiento y confianza con el bebé. Y para el niño es una buena dosis de autoestima, de confianza en sí mismo, de alegría al ver que sus padres reconocen y atienden sus necesidades. 

Además nos dimos cuenta que se levantaba seco de las siestas y le empezamos a sentar nada más se despertaba. Le sentábamos, hacíamos la mueca, y... ¡PIPI! Así es como él relacionó estar sentado en el váter con relajar esfínteres. Al principio hacíamos mueca y ruido, pero al poco tiempo ya no era necesario, era sentarlo y... o chorretón o gotitas, pero algo hacía. 

Cuchuflín lo pedía con gestos: primero solo pedía la caca (aunque también hacía pipi cuando le sentábamos) y  a los 11 meses empezó a pedir también el pipi  (con un gesto diferente al de la caca). Desde hace meses que los pide los dos hablando (pipi o tata) y aunque alguna que otra vez se hace pipi en el pañal, últimamente se levanta seco hasta por las mañanas...

Si os es difícil conocer sus necesidades fisiológicas, lo podéis llevar sin pañal durante unos días (a nosotros no nos hizo falta), y podréis observar mejor cuando suele hacer caca/pipi y las señales que suele dar antes de hacerlo. Después es reponder a estas señales. Si lo lleváis sin pañal y empieza a hacer caca o pipi hacer el sonido con el que queréis que lo relacione. Después cuando le sentéis en el váter debéis hacer ese mismo sonido. 

Los bebés son mucho más listos y capaces de lo que pensamos, y somos los adultos los que muchas veces les condicionamos. Yo lo he podido comprobar con cuchuflín, que desde chiquitín es consciente de sus necesidades de ir al baño y es capaz de aguantar la caca o relajar los esfínteres cuando le sentamos en el váter.


¡Os animo a intentarlo! Perder no vais a perder nada, pero tenéis mucho que ganar: afianzar y mejorar la relación con vuestro bebé, ahorrar bastante dinero (por las toallitas y pañales que dejaréis de comprar), colaborar en el cuidado del medio ambiente, dejar de necesitar cremas para el culete.... y si vuestros bebés aprenden a hacer caca en el wc... ¡¡A POR LOS PAÑALES DE TELA!! ¡Nosotros nos iniciamos en ellos cuando cuchuflín tenía 6 meses (aprovechando que las cacas las hacía en el wc, que es lo que más nos paraba a la hora de animarnos) ¡y estamos encantadísimos!

¿Conocíais en que consistía el control temprano de los esfínteres?
¿Alguna se anima a ponerlo en práctica?






1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar