sábado, 16 de abril de 2016

Pillisquin ya tiene 2 meses

¡¡¡Cómo pasa el tiempo!!!Parece que fue ayer cuando veía asomar la cabecita de pillisquin, y yo misma llena de emoción le cogía para ponerle sobre mi y sentir su cuerpecito caliente y ver su preciosa mirada...y así le pude tener, sobre mi, piel con piel, durante dos maravillosas horas, sin que nadie nos separara ni molestara...

Y ya han pasado dos meses, dos meses fantásticos en los que pillisquin ha crecido muchísimo y se ha espabilado un montón. La semana que viene tenemos la visita al pediatra de los dos meses en la que le pondrán las vacunas y le medirán y pesarán, pero con deciros que la ropa de tres meses ya le va quedando justilla y ya utiliza algunas cosas de 6... 


El primer mes de vida fue un mes de conocimiento mutuo, en el que pillisquin se paso casi las 24 horas del día a bracito (y muchaaaaas a la teta), ya que tumbado solo se quedaba tranquilo estando hacía abajo (y por el tema de la muerte súbita te lo desaconsejan...), así que por el día mucho fular y por la noche tumbado sobre papá o mamá. Así que ha sido un mes intenso en el que hemos disfrutado mucho de estar con él, y nuestras espaldas lo han notado también muchísimo XD.  Cuchuflin también fue de estar las 24 horas del día encima nuestro, pero cuchuflin tenía mucho reflujo y lloros desconsolados, cosa que pillisquin no, y eso lo hemos notado y mucho. 

Este segundo mes ha sido un mes muy especial, en este mes hemos bautizado al peque de la casa y además ha empezado a relacionarse mucho más con nosotros. Las primeras sonrisas de un hijo son mágicas... y pillisquin ya nos va conquistando con muchas de ellas y con esos ojos picarones. Con dos mesecitos ya sabe como acaparar toda nuestra atención. 

Son también dos meses de lactancia materna en tándem, y aunque es enternecedor (y agotador en algunas ocasiones...) verles a los dos comiendo teta cogidos de la mano y echándose miraditas cómplices, me encanta encontrar momentos para nosotros dos, nuestros momentos, en los que nos miramos, y en los que me regala las mejores sonrisas y miradas y sus mejores ajos provocadores para que mamá solo tenga ojos para él (que me vuelven loquita). 

Además ha mejorado muchísimo su inmadurez en la laringe y eso nos da mucha más tranquilidad. Al poco de nacer pillisquin empezó a hacer un ruido muy fuerte al respirar, que nos daba la sensación  de que se ahogaba, y la verdad es que no se pasa nada bien viendo como a tu hijo le cuesta respirar. Pero gracias a Dios,  la cosa ha mejorado mucho y ahora son pocas las veces que le sigue pasando. Quizá  esta sea la razón de que no quisiera estar tumbado hacía arriba y de que ahora, de vez en cuando, lo podamos tener un ratito dormidito en esta posición (y alguna vez incluso, llegar a quedarse dormido así él solo, cosa que nos parecía im-po-si-ble, teniendo a cuchuflin y "su buen dormir" de precedente).

En este mes también ha empezado a voltearse y cambiar de posición (de hacía abajo a hacía arriba), a entretenerse mirando y siguiendo con la mirada los peluchitos que están colgados encima de su cuna que giran al son de la música,  y a pedir para hacer caca-pipi gesticulando con la boca. Con cuchuflin fue más tarde cuando leí sobre el control temprano de esfínteres y fue a los 6 meses cuando empezamos a "sentarlo" cuando veíamos que iba a hacer caca, y fue una experiencia muy positiva y enriquecedora en nuestra relación y comunicación (y su culete también lo agradeció XD). Con pillisquin hemos empezado este mes y la verdad que es sorprendente verle tan pequeñín haciendo caca y pipi en su "mini orinal" y es un gusto que haga la caca fuera de los pañales de tela (todo sea dicho XD). También estamos empezando a usar gestos para que así, aunque no sea capaz de hablar todavía (y lo que le queda) pueda comunicarse y transmitirnos sus necesidades con gestos (comer, pipi, música, dormir...).  Los bebes son mucho más inteligentes y capaces de lo que nos pensamos y si les damos las herramientas y las oportunidades para ello no dejan de sorprendernos.

Así que este mes, como podéis comprobar ha sido un mes super completito, un mes en el que nos hemos estrenado en esto de ser bipadres y en el que hemos disfrutado muchísimo con nuestros dos tesoritos (con algún que otro momento de "histeria"...) , un mes en el que cuchuflin ha cuidado como nadie a su hermanito pequeño al que quiere con locura (y pillisquin ya se ríe a carcajadita con él cuando le dice "ajooo, ajitoooo"). Y es que cuando tienes un hijo te crees que es lo mejor del mundo, te sientes super afortunado, super feliz, quieres a tu hijo con locura, pero cuando tienes dos... ¡¡ES MUCHÍSIMO MEJOR!! 

¿No estáis conmigo los bipadres en que el amor no se divide al tener más hijos sino que se multiplica? 













No hay comentarios:

Publicar un comentario