sábado, 9 de mayo de 2015

Por la seguridad de nuestros hijos

Hace unos días leí a una madre que daba las gracias a una web especializada en seguridad infantil, por haberle recomendado que comprara una sillita de coche a contramarcha para su hija. Contaba que habían tenido un accidente en cadena con impacto frontal y trasero, y casi todos los adultos habían tenido lesiones (latigazos cervicales, contusiones, esguinces...) y su hija nada de nada. Solo de pensar qué le hubiera pasado si hubiera ido en sentido de la marcha...normal que esté tan agradecida.

Aprovecho que estamos en la III Semana Mundial de Seguridad Vial para hablaros de este tema al que dediqué mucho tiempo de "estudio-investigación" cuando estaba embarazada de cuchuflín. Porque tener una cuna u otra da igual, la ropita más de lo mismo, el carro puede ser más o menos bonito, pero por lo que respecta a la sillita de coche... ya es una decisión mucho más relevante y en la que la seguridad de nuestros hijos entra en juego, así que creo que es importante informarse bien y sopesar, no coger la primera que nos ofrecen, o la que tiene promoción en dicho momento.
Me leí informes del RACE, leí opiniones y estudios respecto a la seguridad infantil, visitamos muchísimas tiendas y estuvimos viendo y sopesando pros y contras de dichas sillitas. Lo que teníamos muy claro es que en la elección iba a sopesar la seguridad de cuchuflín, que si en algo del niño hay que gastar más de lo previsto, es en su seguridad y nuestra tranquilidad. 

Está claro que en principio no tiene porque pasarte nada, y que si Dios quiere no tendremos ningún accidente en el que comprobar dicha supuesta "seguridad" de la silla, y por tanto dará igual tener una silla mejor o peor, o si iba sentado en la silla o a brazos... pero, ¿y si tenemos un accidente?, ¿vamos a correr el riesgo de que nuestros pequeños no vayan lo más seguros posibles?

Después de mucho leer y de ver vídeos esclarecedores, lo que teníamos CLA-RÍ-SI-MO es que queríamos que cuchuflín viajara a CONTRAMARCHA el máximo tiempo posible (estadísticas demuestran que es 5 veces más seguro que ir mirando al frente). Y es que cuando tienes un accidente, (espero que no lo hayáis tenido, pero si lo habéis tenido sabréis que donde más se sufre es en el cuello), lo más seguro es que se sufra un latigazo cervical, y lo que para nosotros supone unas semanas con collarín (os lo digo por experiencia), en un niño pequeño que la cabeza es mucho más grande en proporción y el cuello más corto y frágil, puede suponer la desgracia máxima.

En Suecia (país donde el índice de mortalidad infantil es el más bajo del mundo), los niños llevan más de 40 años viajando a contramarcha (hasta los 4 o incluso 7 años). En nuestro país mueren muchos niños en accidentes de tráfico,  y es que en cuanto pesan 9 kilos (unos 9 meses) se les pone mirando al frente. ¿Por qué esta prisa en girarles?, ¿No viajaríais mucho más tranquilos con vuestro hijo a contramarcha, sabiendo que si pegáis un frenazo brusco, su delicado cuello esta totalmente protegido?  Como una imagen dice más que mil palabras, no me extiendo más en estudios y datos, os dejo con estos vídeos  en los que podéis ver las diferencias abismales entre llevarlo en sentido a la marcha o a CONTRAMARCHA:


¿La silla más segura? Sin lugar a dudas creo que cualquiera a contramarcha  es más segura para nuestros hijos que la mejor puntuada en sentido de la marcha. Los vídeos hablan por ellos mismos... 

Ya era hora que la DGT informará algo sobre este asunto, y es que aún hay gente que desconoce que existen sillas a contramarcha más allá de los "portabebés. Os dejo con el cartel donde se ven las nuevas recomendaciones de seguridad en los sistemas de retención infantil.


¿Qué silla consideráis que es la más segura?
¿lleváis a vuestros hijos a contramarcha?

No hay comentarios:

Publicar un comentario